.
.
| 0 comentarios ]





Color de Vela: Rojo


Divino glorificador de las almas,
que concluidos los dolores, tormentos y penas de la Cruz, estando ya para expirar
y en las últimas agonías de la muerte,
esforzando la voz dijisteis a vuestro Eterno Padre
en la séptima y última palabra:
“En Tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”,
e inclinando la cabeza expirasteis.

Os manifestasteis después en el seno de Abraham
para glorificar, con vuestra divina presencia
las almas santas.

Por el dolor de los dolores,
que penetró el corazón de vuestra Soberana Madre,
al ver apagada la luz de vuestros ojos con la muerte,
os encomendamos, Señor, las santas almas,
para que concluidos y acabados ya los dolores,
tormentos y penas del Purgatorio,
las recibáis en vuestras divinas manos
para glorificarlas con vuestra divina presencia en el Cielo.

A los que tantas veces han intentado quitaros la vida
con sus culpas, haced piadosísimo Señor,
que verdaderamente arrepentidos
digan en la hora de su muerte:
 “ En Tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”.

Y logre yo, Señor, lo que os pido en esta oración,
si ha de ser para mayor honra vuestra
y glorificación de mi alma.

 Amén.



0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MIS NUEVOS BLOGS:

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros