| 0 comentarios ]




NOVENA AL STMO. CRISTO DE LA VICTORIA
 
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo. Amén.

 
ACTO DE CONTRICCIÓN
 
Señor mío Jesucristo, mi Dios, mi Padre y
Redentor: Por ser Vos quien sois, y porque os amo
como a Bondad infinita sobre todas las cosas, me
pesa de haberos ofendido, y con vuestra gracia propongo confesarme y huir de las ocasiones de pecar.
Por la victoria que en la Cruz alcanzasteis contra el
demonio, el pecado y la muerte, os suplico, Señor
me concedáis en esta vida, para gloria vuestra, la
victoria sobre todas mis pasiones, a fin de que pueda
lograr una santa muerte. Amén.
 
DIA PRIMERO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por la punzante
corona de espinas que atormentó vuestra divina
cabeza, os suplico me concedas el perdón de todos
mis pecados de pensamientos, y me fortalezcáis con
vuestra gracia para que toda mi mente os ame y os
glorifique. Amén.
 
(Pídanse las gracias que se deseen alcanzar
récense un Padrenuestro,
un Avemaría y tres Glorias)
 
ORACION FINAL
 
Pacientísimo Dios mío:
Yo adoro vuestro amantísimo Corazón,
en compañía de vuestra santísima
Madre y de todos los ángeles y santos, especial-
mente de los que han sido más devotos de vuestra
Pasión: y os suplico me concedáis por los dolores
que por mí padecisteis, la gracia que os pido en esta
Novena, si ha de ser para gloria vuestra
y bien de mi alma.
 
¡Oh, santísima Madre de Dios! Alcanzadme el
amor de vuestro divino Hijo para amarle, imitarle y
seguirle en esta vida y gozar de El en el Cielo. Amén.
 
(En los demás días se hace la Novena como en
este primero, excepto la petición propia de cada día). 

 
DIA SEGUNDO

Santísimo Cristo de la Victoria: Por la dolorosísima flagelación que quisisteis padecer en todo vuestro
santísimo cuerpo para expiar mis pecados, os supli-
co me concedáis la gracia de no ofenderos más con mi cuerpo, sino que sepa hacer de él templo vivo del Espíritu Santo. Amén.
 
DIA TERCERO
 
Santísimo de la Victoria: Por la profunda y
dolorosa llaga de vuestro hombro, marcada con la
cruz de mis pecados, os suplico me concedáis la
gracia de abrazar con fe y amor la cruz de cada día,
para expiar mis propios desvíos y los de toda la
humanidad pecadora. Amén
 
DIA CUARTO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por las heridas y
abundante sangre que derramasteis por vuestras
rodillas, al caer tres veces en el camino del Calvario,
os suplico me concedáis la gracia de levantarme
siempre de mis caídas y recaídas en el pecado,
haciendo una buena confesión y esforzándome en
vivir en vuestra gracia y amistad. Amén.
 
DIA QUINTO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por la profunda
llaga de vuestra mano izquierda y por el acerbo dolor
que padecisteis al ser clavada en la Cruz, os suplico
me perdonéis todo cuanto os ofendí con mis manos,
y me concedáis la gracia de emplearlas en obras de
caridad y en hacer todo lo que es bueno y recto ante
vuestros ojos. Amén.
 
DIA SEXTO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por la dolorosísima
llaga de vuestra mano derecha y por el tormento que
sufristeis al ser clavada en la Cruz, os suplico me
perdonéis todos mis pecados de omisión, todo el
bien que dejé de hacer por pereza o respetos huma-
nos, y me concedáis la gracia de hacer todo e! bien
posible a los demás, para imitaros a Vos. Amén
 

 
DIA SEPTIMO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por las profundas llagas y abundante sangre que manaron vuestros pies divinos al ser clavados en la Cruz, os suplico me perdonéis todo cuanto os ofendí caminando por caminos de error y de pecado, y me concedáis la gracia de no separarme en adelante del sendero recto de vuestra Santísima Voluntad. Amén.
 
DIA OCTAVO
 
Santísimo Cristo de la Victoria: Por vuestra dolorosísima agonía en la Cruz y por el desamparo en que os dejó vuestro Padre Celestial en aquella hora suprema, os pido la gracia de una santa muerte, acompañado por Vos y por vuestra Madre santísima y Madre nuestra, mereciendo por vuestros méritos infinitos y por su intercesión maternal,
morar para siempre en el Cielo.
Amén.
 
DIA NOVENO
 
Santísimo Cristo de la Victoria:
Por la profunda lanzada con que fue
atravesado vuestro costado y Sagrado Corazón,
después de morir en la Cruz, y por la fuente de sangre y agua que brotó de esa bendita llaga, os suplico lavéis mi alma, mi cuerpo, mi vida y todo mi ser, y me revistáis del hombre nuevo, a vuestra imagen y semejanza, para que pueda amaros y serviros fielmente Toda mi vida, buscando vuestra mayor gloria y la salvación de mi alma.
Amén.



 
 


0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

ENLACES RELACIONADOS:

.
.
.
.
.

.
.
.
.
.
..
.

COMPRA EL PODEROSO TALISMÁN PIEDRA DE ARA PARA ATRAER DINERO Y AMOR A TU VIDA

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros