| 0 comentarios ]



¡Oh glorioso San Pablo!
apóstol lleno de celo,
mártir por amor a Cristo,
alcánzanos una fe profunda,
una esperanza firme,
un amor apasionado por el Señor
a fin de que podamos decir contigo:


“No soy yo el que vive,
es Cristo quien vive en mi”

Ayúdanos a ser apóstoles
que sirven a la iglesia
con una conciencia pura,
testigos de su verdad y de su belleza
en medio de las tinieblas de nuestro tiempo.
Contigo alabamos a Dios nuestro Padre,
a Él la gloria en la iglesia y en Cristo
por los siglos de los siglos.
Amén



0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros