.
.
| 0 comentarios ]




Padre, venimos ante ti en el nombre de Jesús.
Gracias por el Espíritu Santo
que esta presente con nosotros
mientras conversamos juntos nuestro futuro financiero.

Gracias por llevarnos a este punto de nuestras vidas.
Tu comenzaste la buena obra en nosotros
y la perfeccionaras hasta el día de Jesucristo.

Te damos la bienvenida mientras nos ocupamos
en establecer un presupuesto
que te agrade a ti y a nosotros dos.

Jesús es nuestro Señor
y nuestro Sumo Sacerdote,
y decidimos llevarle
los primeros frutos de nuestros ingresos
y adorarte a ti, el Señor nuestro Dios, con ellos.

Padre, tu eres Señor de nuestro matrimonio;
sobre esta unión que creemos que ordenaste tu.

Confesamos tu Palabra sobre nuestra vida en común
y sobre nuestras finanzas.
Y al hacerlo, decimos que tu Palabra
no volverá a ti vacia, sino que hará lo que tu deseas
y cumplirá con tus propósitos.

Por lo tanto, en el nombre de Jesús
creemos que se nos suplirá todo lo que nos falta
conforme a tus riquezas en gloria.

Al dar nuestros diezmos y ofrendas
para el avance de tu causa,
reconocemos que tu eres Señor sobre nuestras finanzas.

Padre, con la autoridad de tu Palabra
declaramos que se nos dará:
se nos echara en el regazo una medida llena,
apretada, sacudida y desbordante.
Porque con la medida que midan a otros,
se nos medirá a nosotros.

Recordamos que en tu Palabra esta escrito
que el que siembra pocas semillas
obtendrá poca cosecha
pero el que siembra mucho
[las bendiciones que puede que vengan a alguien],
mucho cosechara.

Señor, recuerdanoslo siempre,
y nos proponemos recordar,
que eres tu el que nos da el poder
para obtener las riquezas y que lo haces
para cumplir la promesa hecha a nuestros antepasados.

No pensaremos jamás
que por nuestro poder y fuerza obtuvimos esa riqueza.

Padre,
no tan solo te damos nuestros diezmos y ofrendas,
 también damos a los que a nuestro alrededor
tienen necesidad.

Tu Palabra dice que cuando ayudo al pobre
a Dios le presto;
y tu pagas admirables intereses sobre nuestro prestamos.

Te reconocemos como el que nos da
para el beneficio del pobre.

Gracias, Padre,
porque cuando nos bendices
y nosotros bendecimos a los demás,
ellos te alabaran y darán gracias,
y bendecirán a otros,
y el circulo de tu amor y de tu bendición
continuara hasta la eternidad.
Oramos en el nombre de Jesús,

amén.




0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MIS NUEVOS BLOGS:

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros