.
| 0 comentarios ]




Cuando el sacerdote ofrenda a un niño a la Virgen del Camino, lo hace con esta oración:

.Reina y Madre del Camino,
te presentamos a nuestro hijo
(nuestra hija/este niño/esta niña).
y lo ponemos bajo tu amparo.


.Te pedimos que lo resguardes
bajo tu manto protector
para que crezca sano de cuerpo y mente.

.Tú que eres Madre y Maestra,
enséñale a esperar y a orar,
a mirar la vida con optimismo y a compartir.

.Tú que eres Consuelo y Esperanza
sé su ayuda en los momentos
de angustia, duda y flaqueza.
Que nosotros sepamos ser para él
ejemplo de modo de vivir.


.Cuando la presentación la realizan los padres:



.Asístenos en esta tarea que estamos iniciando
de educar a nuestro/a hijo/a.
Tarea siempre difícil
pero que realizamos llenos de amor.

.Virgen y Madre del Camino,
a todos nosotros,
reunidos en esta celebración,
ayúdanos a mantenernos fieles a nuestra fe.

.Por Jesucristo nuestro Señor.

.Amén.
.



| 0 comentarios ]



¡Oh Bellísima Flor del Carmelo, Fructífera Viña,
Resplandor del Cielo, Madre Singular del Hijo de Dios,
Virgen Siempre Pura!
.
Madre Santísima,
después de habernos traído el Hijo de Dios,
permanecísteis intacta y sin mancha ninguna.
.
¡Oh Bienavernturada Siempre Virgen,
asistídme en esta necesidad!
.
¡Oh Estrella del Mar, auxiliad y protegédme!

¡Oh María, sin pecado concebida,
rogad por nosotros que recurrimos a vos!

¡Madre y Ornamento del Carmelo,
rogad por nosotros!

¡Virgen, Flor del Carmelo,
rogad por nosotros!

¡Patrona de los que visten el Santo Escapulario,
rogad por nosotros!

¡San José, fiel Amigo del Sagrado Corazón,
rogad por nosotros!

¡San José, Castísimo Esposo de María Santísima,
rogad por nosotros!

¡San José, nuestro Gran Protector,
rogad por nosotros!

¡Dulce Corazón de María
sed nuestra Salvación!

Amén.


 
 
 
 

| 0 comentarios ]

 



.
Ya sabemos que pariste
Virgen y Madre de Dios
que a todos nos redimiste
redimidme a mi Señora.
aunque mala y pecadora.
.
Escalera de los cielos,
Arco de la Trinidad
donde se encierra la hostia
y el cáliz en el altar
.

| 0 comentarios ]




Virgen del Carmen querida,
Madre del Divino Verbo,
en tus manos pongo mi alma,
tu eres mi único consuelo.
.
Cuida de mí, Virgen Santa,
mientras viva en este suelo,
y ahuyenta al ángel maldito
en mis últimos momentos.
.
No permitas, Madre Mía,
que el Espíritu Perverso
se apodere de mi alma
ni posesione mi cuerpo.
.
Haced que siempre tranquilo
me deje estar y contento
hasta que llegue la hora
en que mi alma suba al cielo.
.

| 0 comentarios ]




Virgen de Consolacion,
madre del Verbo Divino,
échame tu bendición,
guiame por buen camino.
 
Mi corazón a tus plantas
pongo, divina Maria;
entrégaselo a Jesús
junto con el alma mía.
.
Ave Maria,
santa y sagrada
quince mil veces
seais alabada
y esta tu casa
sea librada
de robos, pestes, ruinas, temblores y aniegos;
y todos los que la estamos habitando
seamos librados.
.
Amen.


| 0 comentarios ]




Novena a María Auxiliadora
(Recomendada por
San Juan Bosco)
1º Rezar, durante nueve días seguidos, tres Padresnuestros, Avemarías y Glorias con la siguiente jaculatoria:


"Sea alabado y reverenciado en todo momento
el Santísimo y Divinísimo Sacramento"


y luego tres Salves con la jaculatoria:


"María Auxilio de los Cristianos, ruega por nosotros".



2º Recibir los Santos Sacramentos
de Confesión y Comunión.


3º Hacer o prometer una limosna en favor de las obras de apostolado de la Iglesia o de las obras salesianas.


San Juan Bosco decía
"Tened mucha fe en Jesús Sacramentado
y en María Auxiliadora y estad persuadidos
de que la Virgen no dejará de cumplir plenamente
vuestros deseos, si han de ser para la gloria de Dios
y bien de vuestras almas.


De lo contrario, os concederá otras gracia iguales o mayores".


NOVENA DE LA CONFIANZA



Madre mía de mi vida,
auxilio de los cristianos,
la pena que me atormenta,
pongo en tus benditas manos.
(Ave María)

Tú que sabes mis secretos,
pues todos te los confío,
da la paz a los turbados
y alivio al corazón mío.
(Ave María)

Y aunque tu amor no merezco,
nadie recurre a Ti en vano,
pues eres Madre de Dios
y Auxilio de los cristianos.
(Ave María)

Finalmente, se reza la oración de San Bernardo:

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorado vuestra asistencia y reclamado vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos.
Animado con esta confianza, a Vos también acudo,
¡oh Madre, Virgen de las vírgenes!
Y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados,
me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.

No desechéis, ¡oh Madre de Dios!,
mis humildes súplicas, antes bien,
inclinad a ellas vuestros oídos
y dignaos atenderlas favorablemente.


| 0 comentarios ]



El Ángel del Señor anunció a María.
Y ella concibió por obra del Espíritu Santo.
Ave María.
He aquí la esclava del Señor.
Hágase en mí según tu palabra.
Ave María.
La palabra se hizo carne.
Y acampó entre nosotros.
Ave María
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Oremos

Derrama, Señor tu gracia sobre nosotros, que, por el anuncio del ángel, hemos conocido la encarnación de tu Hijo, para que lleguemos por su pasión y su cruz a la gloria de la resurrección.

Por Cristo, nuestro Señor.

Amén.


REGINA COELI

(Es el ángelus del tiempo pascual, es decir, el que se reza durante los 50 días siguientes al Domingo de Resurrección, hasta el día de la Ascensión del Señor).

Reina del cielo, alégrate, aleluya,
porque el Señor, a quien mereciste llevar, aleluya,
ha resucitado, según su palabra, aleluya.
Ruega a Dios por nosotros, aleluya.
V. Gózate y alégrate, Virgen María, aleluya.
R. Porque resucitó verdaderamente el Señor, aleluya.

Oración:


¡Oh Dios, que por la resurrección de tu Hijo.
nuestro Señor Jesucristo, te has dignado alegrar al mundo!
Concédenos, te rogamos, que por la intercesión de su Madre,
 la Virgen María, alcancemos los gozos de la vida eterna.
Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor.


Amén.

| 0 comentarios ]



SIETE GRACIAS QUE LA SANTÍSIMA VIRGEN CONCEDE A LAS ALMAS QUE LE HONRAN DIARIAMENTE, MEDITANDO SUS DOLORES, CON EL REZO DE SIETE AVEMARÍAS. (SANTA BRÍGIDA).

1-Pondré paz en sus familias.

2.-Serán iluminadas en los divinos Misterios.

3.-Las consolaré en sus penas y acompañaré en sus trabajos.

4.-Les daré cuanto me pidan, con tal que no sea opuesto a la voluntad adorable de mi Divino Hijo y a la santificación de sus almas.

5.-Las defenderé en los combates espirituales con el enemigo infernal, y protegeré en todos los instantes de la vida.

6.-Las asistiré visiblemente: en el momento de su muerte y verán el rostro de su Madre.

7.-He conseguido de mi Divino Hijo que, cuantas propaguen esta devoción, sean trasladadas de esta vida terrenal a la felicidad eterna directamente, pues serán borrados todos sus pecados y mi Hijo y Yo seremos su consolación eterna y alegría.


LOS SIETE DOLORES DE LA MADRE DE DIOS


1.- Dolor-La aflicción que causó a su tierno corazón, la profecía del anciano Simeón. (Avemaría.)

2.-La angustia que padeció su sensibilísimo corazón, en la huida y permanencia en Egipto. (Avemaría.)

3.-Las congojas que experimentó su solícito corazón, en la pérdida de su Hijo Jesús. (Avemaría.)

4.-La consternación que sintió su maternal corazón, al encontrar a su Hijo Jesús llevando la cruz a cuestas. (Avemaría.)

5.-El martirio de su generoso corazón, asistiendo a su Hijo Jesús en la agonía. (Avemaría.)

6.-La herida que sufrió su piadoso corazón, en la lanzada que abrió el costado de su Hijo Jesús. (Avemaría)

7.-El desconsuelo y desamparo que padeció su amantísimo corazón, en la sepultura de su Hijo Jesús. (Avemaría.)


Ruega por nosotros, Virgen dolorosísima, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.



ORACIÓN

Madre mía: Desde que amanece el día, bendíceme;
en lo rudo del trabajo, ayúdame;
si vacilo en mis buenas decisiones, fortaléceme;
en las tentaciones y peligros, defiéndeme;
si desfallezco, sálvame y al cielo llévame.


Amén.


| 0 comentarios ]

 
 
Andaré vestido y armado con las armas de San Jorge
para que mis enemigos, teniendo pies, no me alcancen;
teniendo manos no me atrapen;
teniendo ojos no me vean
y ni con el pensamiento ellos puedan hacerme mal.
 
Armas de fuego mi cuerpo no alcanzarán,
cuchillos y lanzas se quiebren sin mi cuerpo tocar,
cuerdas y corrientes se rompan sin mi cuerpo atar.
 
Jesucristo me proteja y defienda
con el poder de su Santa y Divina Gracia,
Virgen de Nazareth, me cubra
con su manto sagrado y divino,
protegiéndome en todos mis dolores y aflicciones, y Dios,
con su divina misericordia y gran poder,
sea mi defensor contra las maldades
o persecuciones de mis enemigos.

Glorioso San Jorge, en nombre de Dios,
extiéndeme tu escudo y tus poderosas armas,
defendiéndome con tu fuerza y con tu grandeza
y que debajo de ti,
mis enemigos queden humildes y sumisos a Ti.
 
Así sea con el poder de Dios,
de Jesús y del Divino Espíritu Santo.

Amén.
 
 
 

| 0 comentarios ]




María, Madre de la Inocencia,
vos que fuiste la primera gestada en ella,
alcánzanos la gracia para que renazca en nosotros
 la confianza de los niños en su entrega.


Vos que partiste hacia el encuentro de Isabel
para acompañarla en la espera de Juan Bautista,
enséñanos a estar disponibles para acompañar
las esperas propias y ajenas,
manteniendo la inocencia que lleva a la esperanza.


Vos que conociste el dolor de tantas madres
que perdieron a sus hijos cuando huiste a Egipto
para proteger a Jesús, modela nuestros corazones
para comprender y consolar a las madres
que sufren muertes injustas e inesperadas.


Amada María, Madre de la Inocencia,
danos el gusto por imitar a tu Hijo,
dejando que los niños vengan a nosotros,
aprendiendo de ellos para hacernos como ellos
y entrar así en el Reino de los Cielos.


Oh María, Madre de la Inocencia,
bajo tu amoroso manto cobija a quienes heridos
en la inocencia del cuerpo y del alma acudimos a vos buscando ser liberados, reconfortados,
pacificados y sanados.


Dulce Madre, iluminanos, pues queremos ser
instrumentos de bondad y reconocer en la mirada
 de cada hermano la necesidad de recobrar
toda inocencia arrebatada.


María, Madre de la Inocencia,
que permaneciste fiel en la entrega del Inocente,
 ruega por nosotros, tus hijos.


Amén.



| 0 comentarios ]




María, madre del amor hermoso,
dulce muchacha de Nazareth,
tú que proclamaste la grandeza del Señor y,
diciendo que "sí",
te hiciste madre de nuestro Salvador y madre nuestra:


Atiende hoy las suplicas que te hago:


En mi interior una nueva vida está creciendo:


un pequeño que traerá alegría y gozo,
inquietudes y temores,
esperanzas felicidad a mi hogar.


Cuídalo y pretéjelo mientras yo lo llevo en mi seno.


Y que, en el feliz momento del nacimiento,
cuando escuche sus primeros sonidos
y vea sus manos chiquitas,
pueda dar gracias al Creador
por la maravilla de este don que Él me regala.


Que, siguiendo tu ejemplo y modelo,
pueda acompañar y ver crecer a mi hijo.

 
Ayúdame e inspírame para que encuentre en míun refugio donde cobijarse y, a la vez,un punto de partida para tomar sus propios caminos.


Además Madre mía, fíjate especialmenteen aquellas mujeres que enfrentan este momento solas,
sin apoyo o sin cariño.


Que puedan sentir el amor del Padre
y que descubran que cada niño que viene al mundo
es una bendición.

 
Que sepan que la decisión heroícade acoger y nutrir al hijo les es tenida en cuenta.

Nuestra Señora de la Dulce Espera,
dales tu amor y valor.
AMÉN

| 3 comentarios ]



Señora mia benditisima.


Quien ha sido en esta vida mas atribulada,
después de vuestro benditisimo hijo que vos?


 Quien ha sido mas combatida de angustias y penas?


Quien atravesada de mas agudo chillido de dolor?


Todas las penas y tormentos que pasó
vuestro piadoso corazon no solamente os sirvieron
para ser semejantes en el padecer a vuestro hijo
y acrecentar vuestras coronas, sino también
para que os compadeceis más de los que padecen
y dieses la mano y sustentateis con vuestro brazo poderoso
a los que sumidos en el abismo de miserias y calamidades, nos anegariamos sino alzasemos los ojos a vos.


Yo estoy en la hora presente afligido,
las tribulaciones me rodean por todas partes,
estoy cercado de penas,
no tengo en que esperar ni veo cosa alguna
en que estribar ni hacer pie.


El sol se me ha oscurecido,
 todas las cosas me atormentan y no tengo otro refugio,
ni otra estrella que mirar sino a vos,
en cuyos dulcisimos brazos me echo
y en cuyo fidelisimo patrocinio confio,
se de cierto, que antes faltaria el cielo y la tierra,
que vuestro socorro a los que os piden con humildad
y devocion esperando en vos,
porque cuando las cosas están
más apretadas y más sin remedio,
tanto las entrañas suavisimas de vuestra piedad,
vuestra poderosa misericordia resplandece más,
sanando las llagas incurables,
dando fácil salida a los que humanamente parecen
que no la tienen.


Como os suplico que lo hagas en esta, mi necesidad.


(Hacer peticion)


Amén.



| 0 comentarios ]




Señor Jesucristo, te reconozco por Rey universal.
Todo cuanto existe ha sido creado por ti;
por eso, te alabo y te adoro como Señor y Mesías.

Inflama mi corazón de tus ansias redentoras.

Hoy renuevo ante Tí mis promesas del bautismo,
renunciando a Satanás, a sus seducciones y a sus obras;
y prometiéndote vivir como buen cristiano,
llevando a mis hermanos la alegría del Evangelio
con el testimonio de mi vida.

Muy en particular me comprometo a hacer triunfar,
según mis medios, los derechos de Dios y de tu Iglesia.

Oh Jesús, manso y humilde de corazón,
te ofrezco mis pobres obras para obtener
que todos los corazones reconozcan
y vivan tu mensaje de paz, de justicia y de amor.

Amén.



| 0 comentarios ]





Señora y Madre mía de las Angustias,
a ti acudo como esclavo que deseo ser
aún siendo tu hijo, aunque inmerecido.

Te ruego, mi Reina de las Angustias,
que me protejas en mis inquietudes
y te dedico mi oración para que me alientes en el camino y,
si me quieres aceptar,
de buen grado me confieso y reitero
ser tu esclavo para mayor gloria de tu Hijo.


Amén.



| 0 comentarios ]




Oh! Santísima Virgen del Valle,
elegida del Supremo Rey y Gloriosa Madre de Jesús,
llena eres de gracia, patrona de los pescadores;
Protectora de la isla de las Perlas,
faro de luz divina que alumbras el mar,
hoy invoco la sublime influencia de tu poder
para que me brindes tu amorosa protección.


Mírame postrado a tus divinos pies con fe viva
y llena de confianza, rogando por mis atribulaciones,
dirigiendo a ti mis plegarias,
sabiendoque vuestro corazón
es una fuente inagotable de misericordia
te pido Madre Piadosa me socorras


(formular la petición)


Por favor, Santísima Virgen del Valle
no desoigas mi ruego que son súplicas
para que las eleves hacía el Supremo Hacedor.


Escúchame, acógeme en tu seno con tu indulgencia.


Amén.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros