.
| 0 comentarios ]




En el nombre del Padre, del Hijo
y del Espiritu Santo.

¡Glorioso y bendito San Hilarión!
 
Eremita, abad y confesor,
santo patrono de pueblos y ciudades
y de cuantos en vos confían,
a vos que fuisteis un prodigio
de paciencia y humildad,

Jesucristo os constituyó
“Abogado en las cosas difíciles”
y “Protector de los afligidos y atribulados”.
 
Confiado en estos dones,
a vos acudo humildemente,
a pesar de ser un gran pecador
y me atrevo a escogeros
por mi celestial Patrón,
Abogado y Protector,
no sólo durante la vida,
sino también en el terrible trance
de la muerte, la que a Vos.
 tanto temor os infundió
que os hizo exclamar:

"Sal, alma mía, sal,
¿por qué temes y te acobardas?
casi setenta años ha que sirves a Dios,
a Jesucristo y ¿todavía temes morir?"
 
Recibidme, pues,
¡oh San Hilarión milagroso!
por vuestro perpetuo siervo,
asistidme con vuestro valimiento
en todos los instantes de mi vida,
socorredme en esta dolorosa y grave necesidad
 
(hacer la petición)
 
y sed mi protector,
especialmente a la hora de la muerte,
para cuyo momento os invoco
y así pueda mejor conseguir mi eterna salvación
 
Ruega por nosotros,

¡oh bendito San Hilarión!,

para que seamos dignos de alcanzar
las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.


Amén.

Rezar con verdadera fe, esperanza y confianza,
el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


 

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros