| 0 comentarios ]

 
 
 
De un humilde pescador
la Divina Providencia,
hizo llena de clemencia
un sabio y santo doctor,
que siempre contra el error,
sea pastor vigilante.
 
También de los apóstoles,
ser príncipe merecisteis,
y a tu Maestro seguisteis
con tu valor extremado,
aunque fue por ti negado,
tu llanto fue incesante.

¡Gran apóstol celestial!
 
¡0h Príncipe poderoso!
 
Con tu poder milagroso
líbrame de todo mal.
 
Tu socorres al cautivo
y al navegante apurado,
de robos en los caminos,
pleitos y heridas mortales en cerros,
montes y llanos
pues te invocan los cristianos.
 
Buscamos tu protección,
en nuestras tribulaciones,
y juntando tus acciones,
de Dios obtendremos ayuda,
y además la salvación
que es lo mas importante.
 
A ti y a todos los santos,
tú nos librarás de espantos,
de brujas y de hechiceros
y de los malos vecinos
que intentan hacernos mal,
y si nos miran con malos ojos,
guárdanos bajo tu manto,
para que no nos llegue su envidia
y no nos puedan dañar.
 
 
 
 
 
 

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros