.
.
| 0 comentarios ]





Heme aquí a vuestros pies,
¡OH JESÚS DEL GRAN PODER!.

He aquí la más miserable de las criaturas,
que viene a Vuestra presencia, humillada y arrepentida.

Misericordia de mi,
OH SEÑOR DEL GRAN PODER Y MAESTRO,
según vuestra Gran Misericordia.

Pequé y contra Vos fueron mis culpas;
más a vos pertenece mi alma,
pues la habéis creado y redimido
por Vuestra preciosa sangre.

Por la Cruz que lleváis en vuestros hombros,
haced que vuestra obra no se pierda y tened piedad de mi.


Con vuestro GRAN PODER,
ayudadme en todas mis necesidades;
socorredme en los peligros;
remediad mis enfermedades;
pero sobre todo Jesús,
dadme lágrimas de penitencias;
que soy tu hijo;
perdonadme como perdonasteis al ladrón arrepentido; mírame con compasión
desde el trono de vuestra Omnipotencia.

Amén.



OREMOS


OH, JESÚS NAZARENO DEL GRAN PODER;
brazo fuerte, poderoso y protector mío.
No me abandones en tan apurado trance.
Padre mío protegedme
y ampara esta alma abatida y desesperada.
No desoiga, SEÑOR DEL GRAN PODER,
las suplicas de este corazón triste y afligido
y lleno de amor hacia Ti,
que eres mi único Padre y protector.


Mis suplicas llenas de amor,
no pueden menos de llegar a Ti,
que eres el brazo fuerte y poderoso que todo lo puede.
Jesús mío, Jesús de mi alma,
SEÑOR DEL GRAN PODER,
ven a mi con tu corona de espinas,
con tu soga a la garganta y cintura.


Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria.



Jesús mío, SEÑOR DEL GRAN PODER,
que tus ojos vean
y tus oídos oigan lo que te pido (3 veces)

Hacer la petición







0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MIS NUEVOS BLOGS:

Google+ Followers

Followers

 

Más de 1500 Poderosas Oraciones y Conjuros